O todos o ninguno

Opinión

Que la situación en España es complicada no es nada nuevo. Cataluña, manifestaciones, raperos presos y peleas de palacio son algunos de los casos que reflejan esta situación de malestar. Algo que tampoco es nuevo es que la gente se queja, y que con las redes sociales estas quejas son más numerosas y en muchos casos con un tono más que elevado. Quejarse es un deporte con muchos seguidores en nuestro país, pero últimamente parece que solo pueden practicarlo unos cuantos. Si eres Valtonyc, Cassandra Vera o Pablo Hasel no puedes criticar la situación del país.

Si lo haces, probablemente termines en la Audiencia Nacional por enaltecimiento del terrorismo o injurias a la corona. Si embargo, si tu nombre es Federico Jiménez Losantos la cosa cambia: puedes amenazar a los alemanes que hay en Baleares sin miedo alguno a ser condenado por enaltecimiento de nada. O si tus quejas van en contra de Carles Puigdemont y Pablo Iglesias y las haces desde lo alto de un tanque, puedes estar tranquilo, lo único que te preguntarán es si tienes permiso para montar en un carro de combate.

En España hay casi cuarenta y siete millones de habitantes, todos con opiniones y maneras completamente diferentes de pensar. Puedes estar o no de acuerdo con Puigdemont, puedes estar o no de acuerdo con Jiménez Losantos, puedes estar o no en contra de la corona… lo que no puedes estar es a favor de condenas de cárcel para unos y no para otros. Si condenas a Valtonyc por sus amenazas a la corona, condenas al hombre del tanque por sus amenazas contra Puigdemont. Si no condenas al hombre del tanque, no condenas al rapero. Si uno no amenaza, tampoco lo hace el otro. Si uno no comete un delito, tampoco lo comete el otro.

Foto: El Plural

Lo último sobre Opinión

El pellejo ajeno

El debate político y mediático sobre la inmigración está escorado. La polarización
Ir a Top