De las 18 mujeres asesinadas en lo que va de año, solo dos presentaron denuncia previa. Foto: PULL

Micromachismos

Opinión

En lo que va de año 18 mujeres han sido asesinadas por culpa de la violencia de género. Sin embargo, hay mujeres como Carla Toscano, diputada de VOX, que afirma que «es una teoría feminista que la izquierda ha utilizado para no quedar vacía de discurso». ¿En qué momento empezamos a pensar que la violencia hacia las mujeres tiene alguna ideología política? El maltrato no entiende de partidos, ni de economía, ni si quiera de clases sociales. La violencia de género existe,  y negarla no acabará con ella.

La violencia machista tiene un contexto social de fondo. Todos, aunque no de forma directa, perpetuamos estos actos. Estamos en contra del maltrato físico, pero no le damos tanta importancia a otras agresiones como el acoso sexual, el techo de cristal, la publicidad machista o el concepto de amor romántico. Toda la estructura social está plagada de machismo. Cuando una chica decide denunciar, dice «no», vive sola, no tiene hijos, no acepta que se la menosprecie en el trabajo, etc. Tiene consecuencias: la critican, la despiden, la matan.

Para evitarlo, o al menos intentarlo, se han creado leyes y ayudas para nosotras, como, por ejemplo, la Ley de Violencia de Género o la Ley de Igualdad de Género. Parece evidente la necesidad de su existencia teniendo en cuenta las dificultades añadidas que debemos vencer las mujeres a la hora de hacer exactamente las mismas cosas que los hombres. Sin embargo, partidos como VOX la consideran innecesaria.

«Muchos de los comportamientos que preceden a una situación de maltrato se han normalizado»

De las 18 mujeres asesinadas en lo que va de año, solo dos presentaron una denuncia previa, teniendo la ley de su lado y las mejores facilidades posibles. ¿Por qué? Muchos de los comportamientos que preceden a una situación de maltrato se han normalizado: los celos, la posesión, la dependencia emocional… Cuando la violencia psicológica se convierte en física creemos que es nuestra culpa, que no hemos sabido pararlo.

¿Cómo esperan aquellos que están en contra de estas leyes que las mujeres denunciemos sin garantías? Sin saber si la justicia nos creerá, sin estar seguras de que  nuestro agresor no podrá tomar represalias. La ley de violencia de género es más necesaria que nunca. En 2004, año en la que se aprobó, 74 mujeres murieron por culpa de sus parejas o exparejas. El año pasado, fueron 51 las asesinadas. Son muchas, sí, pero menos, y por eso no debemos retroceder, sino avanzar hacia adelante proponiendo nuevas medidas y no aboliendo las que ya funcionan.

Lo último sobre Opinión

El pellejo ajeno

El debate político y mediático sobre la inmigración está escorado. La polarización
Ir a Top