Micrófonos abiertos por y para el feminismo

Cultura / Ocio

Ecléctico Café celebró el día de ayer una nueva edición de sus famosos micrófonos abiertos. Son numerosos los artistas que ya han pasado por este rincón del local tanto con poesía como con música. En esta ocasión, el evento bajo el nombre de Palabras Desordenadas se centró, sobretodo, en la temática feminista. A pesar de que todo se retrasó un poco, antes de las seis y media de la tarde bastantes personas llenaban la acogedora sala. Entre risas, olor a café recién hecho y un par de cervezas que iban y venían, llegaban para la ocasión más y más espectadores.

Entonces, cuando el reloj marcó las siete, Marcelo, el jefe de ceremonias, dio el pistoletazo de salida. Después de recitar unos cuantos textos para poner al público en situación, subieron al humilde escenario distintos poetas de la isla. Se habló de tristeza, enfermedades, amores con un toque erótico, pero sobretodo, de la mujer.

Una de las primeras en recitar fue Eva Fabelo, más conocida como Fabelo de León. Es la autora del poemario X Maneras de Amar, libro que presentó el pasado viernes 27 de abril en la Facultad de Filología de la Universidad de La Laguna

Ambiente violeta


El papel femenino no solo tuvo mucha importancia durante las dos horas y media que duró el evento porque la mayoría de sus participantes eran mujeres sino porque, a través de las palabras, todos, de una forma u otra, mostraron su descontento por el tema de La Manada. Todo esto acompañado de intensos aplausos y algún que otro grito de fuerza que retumbaba en el fondo de la habitación.

La luz se empezó a volver tenue, pero el brillo y la chispa se mantenía a través de la emoción. Un momento que fue sinónimo de esto pudo ser, sin duda, cuando una aspirante a cantante, Acorán, interpretó algunos temas propios y tanto ella como su madre rompieron a llorar, lo que provocó la entrega de la expectación a nivel sentimental. Y así es como la poesía y la música siguieron bailando al mismo compás provocando tanto risas como lágrimas.

Ecléctico Café invitó a Alejandro Santana para ponerle el punto final a esta cita mensual. Acompañado de su fiel compañero, Alejandro Lemus, interpretaron diversos temas tanto conocidos como originales que lograron mantener la atención de público durante la actuación. Con los aplausos generosos de todos los presentes, la intensidad fue bajando y la sala se fue vaciando lentamente entre carcajadas y conversaciones varias.

Escribiendo canciones entre otras historias. Detrás de la máquina de escribir o entre las teclas blancas y negras de un piano. El que lo intenta, también gana.

Lo último sobre Cultura / Ocio

Ir a Top