‘Mi amigo el gigante’

Opinión

No es ningún secreto que hace años que el conocido como Rey Midas de Hollywood, Steven Spielberg, ha estado lejos de demostrar tener la brillantez de antaño, aparcando sus dotes como director de aventuras y fantasía para dedicarse a proyectos más serios y a la vez más impersonales (Lincoln es buena muestra de ello) siendo Las Aventuras de Tintín: el secreto del Unicornio la última película en la aún se percibía su toque personal. Este año Spielberg estrena una película que promete recuperar la magia de antes y para ello se ha valido de uno de los relatos más conocidos del célebre autor británico Roald Dahl,  El gran gigante bonachón, título del que la adaptación cinematográfica ha prescindido en favor de Mi amigo el gigante.

Adaptación del cuento de Roald Dahl sobre una niña que se alía con la reina de Inglaterra y con un gigante bonachón para impedir una invasión de malvados gigantes que se preparan para comerse a todos los niños del país.

Una de las cosas más admirables de la película es lo fiel que es al libro en casi todos los aspectos, desde los diálogos hasta el diseño de los personajes, algo que no es tan habitual como debería y que es de agradecer teniendo en cuenta la costumbre del director de cambiar de forma notable algunas de las novelas que ha adaptado al cine, como Tiburón o Jurassic Park. Sin embargo, esto no es del todo positivo, ya que dada la naturaleza infantil del relato, hay determinados elementos que pecan bastante de resultar excesivamente cursis y se echa en falta esa habilidad de Spielberg de coger esos elementos que no encajan bien en el contexto cinematográfico y tornarlo en algo realmente memorable. Eso no ocurre aquí, ya que Spielberg se ha limitado a hacer una adaptación muy fiel del libro sin mayores cambios, algo que hasta cierto punto, creo que esta adaptación requería, especialmente en los diálogos que son demasiado infantiles.

El film comienza con un prólogo brillante y visualmente precioso donde la música de John Williams acompaña con brillantez. Sin embargo, una vez pasado este prólogo, comienza una hora de película que se hace particularmente pesada y hasta aburrida, no recuperando fuelle hasta el final del segundo acto, donde la cosa se vuelve a poner interesante, pero no pasa de ahí.

«Mark Rylance, el único que realmente destaca»


El reparto de la película no es de los más memorables con los que ha contado una película de Steven Spielberg, ya que el único que realmente destaca es Mark Rylance como el gigante protagonista, quien resulta ser bastante convincente a pesar de que su personaje es un efecto especial. No tan acertada ha estado la debutante Ruby Barnhill, que interpreta a la coprotagonista Sofía. Hay que reconocer que se defiende bien en el papel, pero en todo momento queda bastante patente que es su primera película. Del resto del reparto quizá destacaría a Penelope Wilton, que interpreta a la reina de Inglaterra y resulta ser un personaje bastante divertido.

El apartado técnico de la película es notable, pero eso tratándose de Spielberg es cuanto menos decepcionante. Lo efectos especiales son buenos, especialmente los del protagonista que tiene un nivel de detalle y expresividad pasmoso, pero tratándose de un director que casi siempre ha revolucionado la industria gracias a su perfeccionismo con los efectos especiales, el acabado de esta película sabe a poco. En cuanto a la banda sonora sí que no hay quejas, John Williams firma uno de sus trabajos más convencionales, pero que sirve para que lo incluya entre las mejores bandas sonoras que he escuchado este año.

Mi amigo el gigante es una decepción. Esperaba encontrarme con un Spielberg más clásico, pero solo lo que percibido en los diez primeros minutos del metraje, ya que el resto de la película es bastante convencional y nada memorable. Me apena ver como un director brillante está teniendo tan mala racha. Espero que con Indiana Jones 5 recupere la magia.

Lo último sobre Opinión

Ir a Top