Universidad Politécnica de Valencia, sede del estudio. Foto: PULL

La UPV consigue producir proteínas antifúngicas

Mundo

Investigadores de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV), del centro de Investigación Agrigenómica (CRAG) y del Instituto de Agroquímica y Tecnología de Alimentos (IATA) han creado de manera eficiente unas proteínas antifúngicas en plantas. Para ello se han basado en una modificación del virus del mosaico del tabaco. Este descubrimiento podría se muy importante en el sector agroalimentario ya que se eliminarían los hongos de los vegetales.

Las infecciones fúngicas son las propias que generan hongos a las plantas, animales y seres humanos. Suponen una gran amenaza para la salud pública y el ecosistema ya que se producen muchas más muertes por estos organismos que por la malaria. Además, estos pueden tener consecuencias fatales para personas con enfermedades como el Sida o cáncer. Por otra parte, los hongos son también dañinos para la seguridad alimentaria ya que destruyen los cultivos y contaminan los alimentos y los piensos, que son perjudiciales para la salud tanto de animales como de humanos.

Surgen nuevas proteínas


La principal investigadora de la iniciativa, María Coca, explica que «existe una necesidad urgente de desarrollar nuevos antifúngicos que mejoren los existentes y que se puedan aplicar en diversos campos». Esto se debe a que los pesticidas o productos para eliminar estos hongos son muy escasos y hay muy pocas soluciones naturales. Por ello,  José Antonio Darós, investigador del CSIC, añade que en este trabajo se han centrado en las proteínas antifúngicas secretadas por los hongos filamentosos, que son unas pequeñas proteínas con una potente actividad específica contra patógenos fúngicos. Para ello, se ha empleado un virus modificado basado en el del mosaico del tabaco. Con ello se ha producido pequeños prótidos antifúngicos en la Nicotiana benthamiana.

Tras todo esto se ha conseguido producir grandes cantidades de este tipo de proteínas contra los hongos aspergillus giganteus y penicillium digitatum. Coca y Darós también han concluido que el objeto de la investigación también es activo contra estos patógenos y un líquido con estas peculiaridades podría proteger la planta de los organismos que la atacan.

El grupo principal de profesionales pertenecen mayoritariamente al Instituto de Biología Molecular y Celular de Plantas (IBMCP), que se trata de un centro perteneciente tanto de la UPV como del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC). Este nuevo descubrimiento ha sido publicado en la revista Plan Biotechnology Journal.

Lo último sobre Mundo

Vida de Erasmus

La Universidad de La Laguna tiene 774 convenios firmados con centros superiores
Ir a Top