‘La Tribu’, la música de la superación

Opinión

El pasado marzo se estrenaba en los cines españoles la película de La Tribu. Una comedia musical en la que Paco León y Carmen Machi vuelven a actuar como madre e hijo. El largometraje ha causado gran furor entre el público, sin embargo, si lo que queremos es reírnos, nuestras expectativas se quedarán un tanto rotas. El mensaje está claro: todo puede superarse y la música nos impulsa a ser mejores.Un mantra positivo que impulsa el apoyo mutuo.

La historia se centra en la vida de Virginia (Carmen Machi), una mujer que, al quedar embarazada de adolescente, decidió dar en adopción a su hijo. Fidel (Paco León), es un empresario fracasado y perseguido  por el despido de 300 personas de su organización. Tras el reencuentro de los familiares, Fidel trata de suicidarse, pero, al fallar, acaba sufriendo amnesia y comportándose como un recién nacido. Es Virginia la que tiene que hacerse cargo de él. A través del baile, ambos personajes principales, más todas las mujeres que conforman el grupo de Las mamis, aceptan su pasado.

Al estar catalogada como comedia, esperábamos soltar más carcajadas y emocionarnos menos. Las dos personalidades protagonistas guardan tras de sí una gran carrera en este género, sin embargo, no fueron las risas las que inundaron la sala del cine. Con ciertas bromas en momentos puntuales, parecía más un drama. También hay que destacar que Paco León y Carmen Machi hacen un gran papel, notándose la química que ya existía entre ambos actores.

El baile como camino a la libertad


El comienzo es lento, y tardamos en involucrarnos en el mundo de Virginia y Fidel. A pesar de esto, una vez ocurrido el accidente, el largometraje se vuelve más dinámico. Con una lista de canciones de los más urbanas, La Tribu se convierte en un musical actual.

Estéticamente es bella y, sobre todo, real. Nos muestra un barrio antiguo, donde la pintura de la fachada se rompe y los tendederos son hilos que salen de las ventanas. Con las historias de cada una de las que forman el grupo de baile nos podemos sentir identificados. En general, la historia, por muy surrealista que parezca, tiene un ambiente y unos matices que puede que hayamos visto antes en nuestra vida cotidiana.

Lo último sobre Opinión

El pellejo ajeno

El debate político y mediático sobre la inmigración está escorado. La polarización
Ir a Top