El jugador de baloncesto Javier Beirán se graduó en Periodismo en la Universidad de La Laguna. Foto: PULL

«Es realmente difícil jugar sin el cariño de la afición desde la grada»

Deportes

Javier Beirán es un reconocido jugador de baloncesto integrante de la selección española y actualmente fichado por el CB Gran Canaria, club en el que lleva desde el 2019, después de pasar cinco años en el, anteriormente conocido como, Iberostar Tenerife. Es hijo del exbasquetbolista José Manuel Beirán. Durante su estancia en la isla tinerfeña, se graduó en Periodismo en la Universidad de La Laguna y, a su vez, pudo compaginarlo con su carrera de deportista profesional.

¿Cómo te adentraste en el mundo del baloncesto? «Mi padre fue jugador de baloncesto y yo de pequeño practicaba muchos deportes en el colegio. No sé porqué cuando tenía que hacer las pruebas para uno de ellos y jugar escolarizado con dos días a la semana de entrenamientos, decidí baloncesto cuando en realidad me iba a apuntar al fútbol. Desde ahí, cuando tendría diez u once años, he practicado este deporte».

¿Qué impacto ha tenido sobre ti la carrera profesional de tu padre? «Él se retiró cuando yo tenía tres años, así que no recuerdo mucho su juego. Ha seguido jugando con el Madrid de veteranos, con la selección española de veteranos y ha tenido mucho contacto con el mundillo incluso trabajando en la asociación de jugadores. Supongo que ha tenido más influencia de la que yo pienso, es decir, en mi subconsciente ha tenido mucho que ver a lo largo de mi carrera».

En 2007, te uniste a la selección española sub-20 y ganaste la plata en el Campeonato Europeo Sub-20 de baloncesto. ¿Cómo viviste tu primera experiencia con la selección? «Para mí, estar en la Sub-20 era lo máximo. Me quedé a las puertas el año anterior, pero pude ir y disfrutar de un campeonato fabuloso. Jugué unas muy buenas semifinales que recuerdo con mucho cariño contra Rusia. Es verdad que todavía no me veía como jugador profesional y guardo amigos de esa etapa que recuerdo con mucho cariño».

«Supongo que mi padre ha tenido más influencia de la que yo pienso»


En 2010 comenzastes una nueva etapa en Canarias, en concreto, en el CB Gran Canaria. ¿Cómo fue tu incorporación al equipo? «Yo llevaba cinco años en Estudiantes y nunca llegué a sentir que merecía los minutos que me estaban dando. En definitiva, sentía que tenía un nivel mayor del que podía mostrar en ese equipo. Tuve la suerte de poder marcharme. Apareció, entre otras opciones, el Gran Canaria con Himar Ojeda, que era el director deportivo en ese momento. Cuando entré al equipo, mi objetivo era consolidarme como profesional en la Liga. Yo creo que lo he conseguido y actualmente soy un jugador muy respetado».

¿Cómo fue la etapa de compaginar trabajo y estudios para ti después de marcharte de Gran Canaria e irte a Tenerife?  «El cambio de Gran Canaria a Tenerife era algo que nunca había pensado porque me veía bien en la Isla. Pero llegó el momento de cambiar y apareció el CB Canarias con Alejandro Martínez. Pasé cinco años alucinantes en los que disfruté muchísimo de Tenerife y del equipo, y en los que tuve la suerte de poder hacer una carrera como Periodismo en mis últimos cuatro años».

¿Qué sensaciones te llevas de la carrera? «Me permitió profundizar en la profesión periodística a pesar de conocerlo muy bien por el mundo en el que vivo. Creo que se aprende muchísimo, sobre todo abre el conocimiento y la visión que tienes de todo. Eso sí, no fue fácil seguir el ritmo de los estudios, los entrenamientos y los viajes por la Península y resto de Europa. Al final, lógicamente, el esfuerzo fue enorme. Estudiaba, muchas veces, por las noches y la colaboración del resto de estudiantes fue fundamental».

«Mi objetivo era consolidarme como un jugador profesional en la ACB»


En el 2019 vuelves al CB Gran Canaria, ya conocido como Herbalife Gran Canaria. ¿De qué manera se vive tu regreso con la afición y compañeros? «Por desgracia, no estamos viviendo la mejor época, principalmente por la pandemia que estamos viviendo que no nos permite jugar con público. Al final, es lo que a mí siempre me ha gustado de mi etapa en Canarias. La cercanía con el público, la forma en la que viven los partidos, lo calientes que son en la pista con tanto ruido, lo que me hacían sentir jugando. Eso es algo que echo mucho de menos desde marzo del año pasado. Ojalá yo pueda seguir aquí, el público pueda volver y podamos volver a disfrutar de eso juntos».

Fuiste uno de los jugadores clave en la fase de clasificación del mundial del 2019, anotando trece puntos y tres rebotes en tu primer partido oficial con la selección. ¿Cómo te sentiste en ese momento? «Debutar con España siempre fue un sueño para mí y nunca imaginé lo que luego conseguí en el Mundial. Ni que iba a jugar tantos partidos con la selección. Las lesiones me habían impedido estar con la selección previamente y al final cumplí un sueño. Además, tuve la suerte de jugar muy bien contra Bielorrusia en el partido de clasificación para el Mundial. Nunca soñé con un partido de cuatro triples en mi debut, sino jugar y ya está, así que es algo que recuerdo con muchísimo cariño».

El equipo grancanario se encuentra actualmente en el puesto 12º de la tabla de clasificación. ¿De qué manera se vive esta temporada el baloncesto y qué expectativas tienes del equipo? «Hablando personalmente, la temporada se vive de una forma extraña y diferente en los partidos sin público. Le falta el cariño de la afición, la presión cuando juegas fuera… Es algo muy difícil de sentir sin ellos. Lo hacemos por toda la gente a la que le gusta y por nosotros, pero esperamos que aunque sea de cien en cien los aficionados vuelvan lo antes antes posible. En cuando al equipo, lógicamente los objetivos siempre son jugar Copa del Rey y el play off. Estamos en una dinámica creciente y positiva, ojalá sigamos en esta línea los dos últimos meses que nos quedan para poder luchar por esas ocho primeras posiciones».

Lo último sobre Deportes

Súper Moana

El duro entrenamiento que ha seguido la joven palmera desde la adolescencia
Ir a Top