Intervinieron en el acto: Lucas Morales (moderador), Manuel Luis Noda, David Fuentefría, Fernando Iturrate y Emilio Ramal. Foto: PULL

Expertos instan a ir más allá de la página principal en las plataformas de TV

Ciencias Sociales y Jurídicas

Las plataformas de contenidos audiovisuales como Netflix o HBO suponen una oportunidad para acceder a producciones para todos los gustos. Sin embargo, sus algoritmos están diseñados para mostrar únicamente una selección de títulos, de tal modo que el resto de series que albergan esos repositorios queda escondido. Por ello, profesores de la ULL  y del mundo de la exhibición y la crítica abogaron por ir más allá de esa parrilla inicial en el marco de la mesa redonda ¿Qué supone la nueva forma de consumo y la diversidad audiovisual? Retos y desafíos para mantener la taquilla, celebrada ayer miércoles, 3 de julio, dentro de las actividades de Campus América.

Concretamente, participaron el periodista y director del programa Días de radio noches de cine de Canarias Radio Manuel Díaz Noda; los profesores del Departamento de Ciencias de la Comunicación y Trabajo Social de la Universidad de La Laguna David Fuentefría y Fernando Iturrate; y el jefe del Departamento de Actividades y Audiovisuales de TEA, Emilio Ramal, con la moderación de Lucas Morales Domínguez.

El profesor Fuentefría destacó como punto positivo de las plataformas que permiten a cada usuario crearse de manera autónoma su propio catálogo audiovisual, si bien apreció como aspecto negativo la saturación que provoca, dando muchas veces la sensación de que no va a ser posible abarcar todo el contenido interesante disponible.

Educar al espectador


Díaz Noda compartió en parte esas ventajas, pero matizó que, en su opinión, las plataformas no permitan elegir, mas bien dirigen a un consumo determinado y dejan de promocionar mucho contenido. «No puede ser una vía de consumo pasivo, e incluso hay que exigirle una serie de contenidos», afirmó. Por ello, en su opinión, es necesario educar al espectador para que siga manteniendo la curiosidad.

La educación es algo en lo que coincidió Iturrate, señalando su propia experiencia: de niño consumió con gracias a sus padres y él mismo le ha inculcado la costumbre de ir a las salas a sus hijos. Sin embargo, se mostró pesimista con el porvenir de la experiencia de ver películas en una sala oscura, la cual a su juicio es la idónea porque permite localizar todo el interés en la película, sin distracciones.

Por su parte, Ramal describió su labor como programador de una sala tan especial como TEA, heredera de la pionera experiencia de proyección de cine de autor en versión original del Cine Víctor. Él también se preguntó si la actual será la última generación que visite las salas, pero su experiencia demuestra que la audiencia, incluso en un tipo de cine tan minoritario, puede crearse con una labor de programación bien pensada.

El porvenir del cine en salas fue, pues, uno de los asuntos que planearon sobre la mesa redonda, y una de las conclusiones a las que se llegó es que parece existir una fractura generacional. De este modo, tanto Iturrate, que también es responsable de la iniciativa Charlas de Cine, como Ramal coincidieron en señalar que la audiencia que va a las proyecciones que ambos programan suele rondar una edad media de cuarenta años en adelante. «Llevo intentando que la gente joven vaya al cine desde hace 20 años y no lo consigo. Llenamos la sala… pero con gente mayor. Es complicado llegar a las nuevas generaciones», lamentó el profesor universitario.

Díaz Noda disintió en ese punto, porque como ávido consumidor de dos y tres películas en sala cada semana, tiene que lidiar con colas en taquilla y salas llenas en los títulos más comerciales, lo que a su juicio demuestra a que sigue existiendo público para las salas. Fuentefría, por su parte, consideró que la abundancia de determinado cine espectáculo en las salas es lo que, probablemente, ha propiciado el florecimiento del mundo de las series de televisión en las plataformas, ya que estas permiten desarrollar historias y géneros que ya no se practican en el cine comercial, por lo que ha habido un auténtico trasvase de talento de un medio a otro.

Nuevos tiempos audiovisuales


Esta fue la penúltima mesa redonda del seminario Nuevos tiempos audiovisuales: el efecto de los algoritmos y las plataformas web en los hábitos de consumo de series y películas, que hoy, jueves 4 de julio, terminará con una sesión más lúdica consistente en la proyección de la película Nausicaä del Valle del Viento, de Hayao Miyazaki, como ejemplo de producto transmedia que partió de un cómic del mismo autor.

A lo largo del seminario, se ha debatido sobre la forma en la que la generación millennial se vincula con los productos audiovisuales actuales, la reivindicación de volver al cine, la cuestión de género en la industria cinematográfica o el vertiginoso ritmo que las plataformas de distribución de contenidos como Netflix o HBO imponen a la audiencia y lo efímero de su impacto.

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Lo último sobre Ciencias Sociales y Jurídicas

Ir a Top