Ruymán Arteaga, con la camiseta del CD TNK Vera, en la Ciudad Deportiva del Club Deportivo Tenerife. Foto: PULL

«El confinamiento por el coronavirus perjudica mucho a los deportistas»

Deportes

Ruymán Arteaga, natural de El Hierro, tiene 24 años y es estudiante del Grado en Maestro de Educación Primaria en la ULL y, al mismo tiempo, jugador del séptimo clasificado de la Tercera División Nacional de fútbol, el Club Deportivo TNK Vera. Ha militado en la UD Valle Frontera, el CD Raqui San Isidro o el CD Atlético Granadilla, entre otros, pero destaca su paso por las categorías inferiores del CD Tenerife. Su equipo se encontraba en un gran momento de la temporada, pero el estado de alarma les ha obligado a suspender los entrenamientos.

Admite que el trabajo físico e, incluso, la concentración se va a ver perjudicada, aunque él y sus compañeros están intentando entrenar día a día a las órdenes del preparador físico: «Estamos intentando entrenar en casa en la medida en que podamos, no es lo mismo porque no es el nivel al que normalmente se entrena ni estamos con el grupo, pero intentamos mantener un poco la forma».

¿Por qué decidiste estudiar Educación Primaria? «Siempre me había gustado la docencia, pero como aquí no estaba la carrera que yo quería al principio, que era Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, decidí escoger Educación Primaria porque era lo que más se acomodaba a mis intereses. Además, mi objetivo es especializarme en Educación Física».

«Sería una faena que la temporada se alargase hasta julio»


¿Cómo está el equipo y los compañeros? «Estamos con la incertidumbre de saber si se van a poder reanudar las competiciones. Todos las días preguntan si se sabe algo más y que cuándo podría ser, porque nos dicen fechas aproximadas, pero no se sabe si esto va durar un mes o será más tarde».

¿Iván Rodríguez, el entrenador, qué les dice? «Que estemos tranquilos, que es importante que hagamos los ejercicios que nos manda el preparador físico para no perder tanto la forma física. Y, sobre todo, que estemos a la expectativa a ver qué pasa».

¿Y si al final la liga tiene que prolongarse hasta el mes de julio? «Sería una faena para todos los jugadores y el cuerpo técnico porque, normalmente, ya en la última semana de julio empezamos la pretemporada para la siguiente campaña. Desde el punto de vista del futbolista no tener vacaciones o tener menos tiempo es un fastidio.»

«El CD Tenerife me hizo unas propuestas que no me convencían y me marché»


¿Por qué el fútbol y no otro deporte? «Desde niño mi familia siempre ha estado ligada al fútbol, mi padre jugaba, mis tíos también y a mí siempre me había gustado estar con la pelota e ir al campo a ver a mi padre. Ha sido el deporte que más me ha llamado la atención, por ello nunca pensé en dedicarme a otro. Es verdad que me gusta mucho ver otras disciplinas deportivas porque amo el deporte en general, pero el fútbol es lo que llevo dentro desde pequeño».

¿Cómo se fraguó tu llegada al CD Tenerife? «Cuando tenía 15 años y estaba en El Hierro empecé la pretemporada con la UD Valle Frontera. A medida que pasaban las jornadas estaba asentado en el equipo y mejorando mucho mi juego y la gente se preguntaba cómo podía tener esa soltura a mi edad. Entonces, Zeben, el portero de mi equipo y entrenador de porteros del CD Tenerife, me dijo que por qué no me planteaba ir a jugar a División de Honor Juvenil. En esa época en El Hierro no había juveniles y no me lo había planteado nunca. Fue ahí cuando me vinieron a ver ojeadores  y, tras tres o cuatro partidos, se pusieron en contacto conmigo para que fichara y firmara con ellos».

¿Que ocurrió para que salieras de allí? «Empecé en el CD Tenerife B con Quico de Diego de entrenador y él me decía que estaba muy contento con mi rendimiento y que quería que me quedase con ellos. Era un equipo muy competitivo, ya que allí estaba Jorge Sáenz y Nano, entre otros. Más tarde, Sesé Rivero, coordinador del fútbol base del CD Tenerife, habló conmigo y me dio la posibilidad de quedarme o de salir cedido porque allí no iba a tener todos los minutos que me gustaría. Entonces fui cedido al CD Raqui San Isidro de Preferente, donde hicimos muy buena temporada y llegamos a disputar los play-off, pero me lesioné la rodilla. En la vuelta al CD Tenerife hice la recuperación, pero al volver a competir quisieron cederme de nuevo por no tener el ritmo de partido. Salí cedido una vez más, esta vez al CD Atlético Granadilla de Tercera División, y cuando acabé el año en el CD Tenerife me propusieron una serie de cosas que no me convencían y decidí marcharme».

«El fútbol me da para vivir todo el mes»


¿Quién te convenció para llegar al CD Vera? «Al Vera llegué por Francis Díaz, exentrenador del CD Vera, que me conocía de mi etapa juvenil en el CD Tenerife. Me dijo que estaban haciendo un proyecto muy bueno y, aunque tenía otras ofertas de equipos de Tercera, me dio mucha confianza y me convenció».

¿Qué le falta a la Tercera División para despertar más el interés entre los jóvenes y en el ámbito universitario? «La verdad es que en Tercera División hay mucha competitividad y equipos de un nivel muy alto. Jugando en la categoría veo que hay mucha calidad, los partidos son dinámicos, se mueve bastante la pelota y hay numerosas ocasiones y goles. Es cierto que no asisten tantos jóvenes a ver los partidos, sino que la mayoría es gente del fútbol de toda la vida. Sin embargo, tengo que admitir que cuando vamos a competir fuera de casa se vive más, se ve un ambiente diferente, pero no sabría decirte muy bien cuál es el motivo».

¿Están bien pagados los jugadores? ¿Se puede vivir de jugar en Tercera División? «Yo diría que hay grandes diferencias entre clubes y jugadores. Hay típicos jugadores que son puntales en sus equipos y cobran más que el resto. A su vez, hay equipos de la Isla en los que se cobra más que en otros, aunque la gran mayoría paga más o menos igual. En mi caso, con lo que cobro vivo todo el mes».

Lo último sobre Deportes

Ir a Top