dav

Las lesiones medulares, tema central de unas jornadas en Enfermería

Ciencias de la Salud

Las I Jornadas sobre El abordaje del paciente con lesión medular se celebraron, ayer viernes 9 de marzo, entre las 9.00 y las 14.30 horas en el salón de actos de la Sección de Enfermería y Fisioterapia de la Universidad de La Laguna. El comité organizador, formado por estudiantes de Ciencias de la Salud, y por la profesora y coordinadora de las actividades POAT, Mercedes Arias Hernández, invitó a un total de seis ponentes especialistas en este tipo de deficiencias para formar a los futuros profesionales y dar a conocer este tipo de traumatismos.

“La verdadera propulsora de este evento es la coordinadora en Canarias de la Asociación AESLEME, Juana Ramírez Expósito, con la que tenemos la suerte de contar hoy”, apuntó el alumno y máximo responsable del acto, Samuel Negrín Ventura. La Fundación Step by Step, a través de su director técnico, Joan Romero, también se encargó de tratar estas afecciones desde un punto de vista social. Con un aforo considerable, la cita fue inaugurada por el vicedecano de Fisioterapia, José Manuel Pérez Lugo; la vicedecana de Enfermería, Josefina Castañeda Suardiaz; la profesora coordinadora de POAT, Mercedes Arias Hernández y el presidente del comité organizador, Samuel Negrín Ventura.

También Ángeles Cruz, representante del departamento de Fisioterapia, que estaba presente en la mesa, agradeció la puesta en marcha de esta iniciativa y a los diferentes ponentes por participar en el evetno. Además, Pérez Lugo incidió en la importancia de la accesibilidad de las personas con discapacidad a los edificios universitarios. “Este equipo de dirección ha apostado en todo momento por modificar aquellos espacios en la Facultad que obstaculizan a las personas que llevan silla de ruedas”, apuntó.

García Bravo: “Es muy importante llevar a cabo una clasificación y un sistema de diagnóstico para actuar de forma correcta”


En la primera ponencia, que tuvo lugar a las 10.00 horas, el doctor Agustín García Bravo, médico rehabilitador en el Hospital Universitario La Candelaria, expuso el concepto de la epidemiología y habló de las manifestaciones clínicas, además del diagnóstico y posterior tratamiento del lesionado medular. Esta afección es la alteración o pérdida de la capacidad funcional de aquellos que pueden sufrir un accidente. “Es muy importante llevar a cabo una clasificación y un sistema de diagnóstico para actuar de forma correcta. Tanto los fisioterapeutas como el enfermero de la UVI (Unidad de Vigilancia Intensiva) que lo sube a planta, debe actuar de forma premeditada y profesional para no incrementar más el daño”.

En Canarias, las cifras ascienden a los 30,87 casos globales. De ellos, 44,92 en varones frente al 16,98 en mujeres. “Ha habido un cambio en los perfiles de edad que sufren este tipo de afecciones. Ha subido subido de 38,8 años en el año 2000 a 54,5 en el 2014. Esto varía por muchos factores como la presencia de costa y el riesgo de sufrir un golpe por un zambullimiento, o bien por las licencias de armas en los Estados Unidos”, concluyó el doctor.

Para conocer las prácticas habituales y adecuadas que se deben de llevar a cabo, tal y como remarcó el médico rehabilitador García Bravo, es imprescindible la labor de la enfermería. Elena Martín Felipe, especialista de Neurocirugía, afirmó que “las enfermeras poseemos un papel esencial en el abordaje integral del paciente con estas lesiones, y debemos saber tratar las diferentes alteraciones que se puedan dar como la inmovilidad, el dolor, el estreñimiento, la ansiedad, la incontinencia urinaria, etc.”.

Romero: “Con este programa apostamos por la funcionalidad y la estimulación, para que se saque el máximo partido de la persona en cada ejercicio”


La segunda conferencia contó también con la presencia de la especialista Candelaria González, quien puso en relieve el examen que se debe realizar de cada paciente. “Nosotras, una vez que el enfermo llega de la UVI, lo valoramos y le realizamos un plan de cuidados que se ajuste a sus necesidades. En este sentido, es de vital importancia el material que utilizamos para cada caso como la cama giratoria, los diferentes tipos de collarines o corsés. Todos deberán ir ajustados a la talla que requiera el lesionado”. Asimismo, puso el acento en el tratamiento del entorno que le rodea.

A las 11.30 horas, Joan Romero tomó la palabra, en primera instancia, como licenciado en Fisioterapia. “Nuestro trabajo entra en juego cuando se da el alta hospitalaria. En ese momento debemos comenzar con un diagnóstico independiente al de la enfermería, que detalle la musculatura afectada y con la que podemos trabajar sin causar ni un solo daño adicional”, expuso. Este estudio exhaustivo del afectado se elabora con ayuda de unos patrones como el ASIA, que facilita la labor del fisioterapeuta.

El programa de Vivir mejor, paso a paso es clave en lo que a la prevención de úlceras o de atrofias musculares se refiere. “Apostamos con él por la funcionalidad, para que se saque el máximo partido de la persona en cada ejercicio. También por la estimulación. Por ejemplo, por medio de los beneficios del agua o, bien, por la innovación, ya que estamos convencidos de que un buen material para trabajar y realizar los ejercicios es fundamental”, aseguró Romero.

Terapia Ocupacional


Vanessa Jerez García, terapeuta Ocupacional del Área externa de Salud Mental del HUC y especialista en daño cerebral, formada en Neurorrehabilitación y Salud Mental, fue la quinta conferenciante que señaló que “se debe de mantener al afectado ocupado, con tareas diarias que favorezcan su situación social. En definitiva, se ayuda a las personas que se están recuperando de lesiones o se encuentran en otro tipo de situaciones”.

Finalmente, con la intervención de Juani Ramírez, coordinadora de AESLEME, se abordó la presentación de la campaña Agárrate a la Vida, que tiene por objetivo concienciar a los jóvenes conductores. Estos pilotos, de edades comprendidas entre 18 y 25 años, son los responsables del 15 % de los accidentes que se producen al año, según datos de la organización . “Alrededor de 600 personas personas fallecen en estos siniestros y más de un centenar quedan con algún tipo de discapacidad”, sentenció Ramírez.

Lo último sobre Ciencias de la Salud

Ir a Top