De la neurociencia computacional a la extracción de fotovoltaica

Ingeniería y Arquitectura

Ernesto Pereda es miembro del grupo de investigación de Ingeniería Eléctrica y Bioingeniería de la Universidad de La Laguna. Al mismo tiempo, dirige la Escuela de Doctorado y Estudios de Posgrado. Las ciencias que confluyen con su área de estudio ayudan a desarrollar distintas técnicas: desde las que permiten el estudio de la actividad electromagnética en el cerebro humano hasta las  que pretenden optimizar la generación de energía eléctrica a través de fuentes renovables.

Los campos de aplicación de la ingeniería eléctrica son numerosos: locomoción, telecomunicaciones o transporte autosuficiente. Sin embargo, el equipo de Ernesto Pereda examina la generación de energía fotovoltaica mediante fuentes renovables y la electricidad dentro del cuerpo humano. Así, el científico estudia cómo cambia la electricidad en las zonas del cerebro y los patrones ligados al pensamiento y patologías.

Los estudios de la electricidad y sus efectos en el humano entran dentro del campo de la neurociencia computacional, una de las líneas de investigación más potentes. Se usan modelos de neuronas para analizar cómo se relacionan las diferentes áreas del cerebro. Por otra parte, la generación de fotovoltaica es más antigua. Canarias es un lugar privilegiado para su desempeño pues cuenta con condiciones climatológicas idóneas. Aún así, Pereda asegura que “no está tan desarrollada como debería por cuestiones legislativas”.

Dentro del conjunto investigador son todos profesores de la ULL los que lo integran, a excepción de una estudiante de doctorado de la Universidad Carlos III de Madrid. En breve, serán nueve personas investigando en esta área. “Se incorporarán dos nuevos compañeros que acaban de entrar en la universidad, uno es neurólogo y el otro ingeniero en telecomunicaciones”, reveló el profesor. La función de los nuevos miembros será la de investigar todo lo relacionado con la bioingeniería: resolución de problemas biológicos mediante métodos analíticos y sintéticos de la ingeniería. Todo ello será posible con la colaboración de un laboratorio de la Politécnica de Madrid.

Lo último sobre Ingeniería y Arquitectura

Ir a Top