Estudiar no equivale a aprender. Foto: PULL

¿Aprendemos o solo aprobamos?

Opinión

¿Estoy aprendiendo o solo apruebo las asignaturas? Cualquier estudiante se pudo haber hecho esta pregunta en los momentos de agobio o de propia introspección. La respuesta lógica es que es queremos aprender. Nadie debería emprender el camino universitario si no tiene ansias de ampliar los conocimientos, pero la realidad es diferente. Empezar la universidad se plantea como la puerta a la especialización, es la institución donde se forjan los profesionales del mañana y muchos entran con pasión e idealización del grado que comienzan a estudiar.

Querer aprender y realmente hacerlo son dos tareas totalmente diferentes. Si bien aprender se presenta como un trabajo individual, también se hace necesario una buena explicación. Estudiar por cuenta propia no es imposible, la cantidad de información que se encuentra en internet facilita el aprendizaje individual. Pero se supone que en el sistema universitario aprendes de profesionales en la carrera, te instruyes de información más certera y mejor explicada. O eso se supone.

Siempre se achaca a los estudiantes los problemas de la educación. Si se obtienen bajas calificaciones es porque no sabe estudiar o no presta atención, pero ¿cual es el problema cuando la mayoría del alumnado presenta notas mediocres o suspenden? ¿Prima la pereza, no se presta atención en clase o nos podemos plantear que es el profesorado quien está fallando?

Las dos realidades de la educación

Ser docente es una de las profesiones más importantes dentro de la sociedad. Es formar a los profesionales de futuro, las generaciones de relevo que aspiran a crear un mundo mejor. Es algo donde la pasión y la vocación es muy importante. No todo el mundo puede dar clases. Ser un apasionado de tu labor o un gran profesional no te hace directamente mejor docente. Se necesita saber instruir y determinar las mejores maneras para llegar al alumnado con el fin de que este aprendan de verdad.

Las clases telemáticas han dejado ver qué docentes desean que aprendamos y quienes solo quieren tener su paga fija a final de mes. Leer pdfs o power points no es dar clases, no atender las dudas o añadir temario no explicado en exámenes no ayuda la formación e ignorar los malos resultados generalizados achacándolo solo al estudiantado sin hacer introspección no es ser docente.

Es verdad que se tiene que ser un poco duro a la hora de enseñar, pero no se puede perder la humanidad y la propia vocación que requiere la profesión.

Lo último sobre Opinión

El pellejo ajeno

El debate político y mediático sobre la inmigración está escorado. La polarización
Ir a Top