Análisis de ‘Treasure Rangers’

Videojuegos

Treasure Rangers es un juego que trata de visibilizar un tema tan importante y tan poco comprendido como lo es el autismo en la actualidad. El lanzamiento de esta entrega busca dar a conocer los efectos que este trastorno genera y mostrar cómo es convivir con alguien que lo padece. Los videojuegos se han convertido en una gran herramienta de educación para los más pequeños, jóvenes e incluso para los ya adultos. Cada vez más podemos observar cómo se transmiten nuevos valores y conocimientos a través de su uso. El estudio vasco Relevo Games ha sido el encargado de que este proyecto de visibilidad sea una realidad.

La historia trata las aventuras de cuatro amigos, cada uno con sus propias habilidades y que cuentan con la misma importancia en el desarrollo de la misma. En el pueblo en el que se encuentran aparecen de repente unos grandes agujeros en el suelo y comienzan a ocurrir cosas un tanto extrañas. Juntos descubren un sistema de cuevas subterráneas que les ayudará a indagar en el misterio. Como jugador tendrás que resolver los puzzles y las diferentes pruebas a las que se enfrenten estos personajes. Para ello debes escoger al miembro de la banda con las características adecuadas para cada misión.

Uno de estos protagonistas, Randy, es el que mejor memoria y sentido de la orientación tiene, y padece autismo. El responsable de su estudio desarrollador, Jon Cortazar, explicó ante los medios que no se trata de un juego para personas con el trastorno, ni mucho menos un videojuego educativo. El autor pretende que se disfrute de una historia en la que alguien que padece dicho trastorno se encuentre integrado en ella de una forma natural. Este proyecto ha sido respaldado por la Confederación de autismo en España con la colaboración de PlayStation España. Ya disponible en PS4.

Lo último sobre Videojuegos

Ir a Top