Daily archive

mayo 20, 2019

Vida de Erasmus

Mundo
Carina Westphal, Andrea Amodio, Camille Bricogne y Pietro Buzzi están viviendo, posiblemente, la experiencia más intensa de su vida. Foto: A. Barbuti

En el veinticinco aniversario del nacimiento del programa Erasmus, un programa de intercambio entre los países pertenecientes a la Unión Europea, la Universidad de La Laguna tiene un total de 774 convenios firmados, con un total de 380 universidades de 29 países europeos. Pietro Buzzi, Camille Bricogne, Andrea Amodio y Carina Westphal son solo cuatro de los 447 estudiantes comunitarios recibidos durante el curso 2018/19, la mayoría de los cuales han llegado desde Italia y Alemania.

Pietro Buzzi es un estudiante italiano de 24 años, estudiante de Economía. Tenerife le da una sensación de libertad increíble y le parece extraordinario el estilo de vida canario, sobre todo la manera en que se toman las cosas. Cuando se vaya, lo que mas va a extrañar son las playas (su preferida es Abama): «Aquí, diferentemente de donde vivo en Italia, puedo ir a la playa todos los fines de semana, y cada vez a una diferente, cada una con sus peculiaridades», añade. El único pero puede encontrar es el clima de La Laguna.

Pietro Buzzi se quedaría a vivir aquí para un periodo más largo, pero todavía no sabe si sería para siempre porque echaría mucho de menos a Italia: «La ciudad natal siempre es un lugar donde uno regresa con mucho placer y Canarias están muy lejos de ella», explica.

¿Como te ha cambiado esta experiencia? «Sinceramente, no mucho. No es la primera vez que voy a vivir fuera de Italia y lejos de mi familia y mis amigos».

«Tenerife me da una sensación de libertad increíble»


Camille Bricogne, estudiante francesa de Filología, tiene 20 años y está en Tenerife desde septiembre y opina que un año para vivir aquí es perfecto. No se quedaría mucho mas porque hay muchas diferencias con respecto a su país, que para ella serían un problema, como el nivel de vida, mucho más bajo que en Francia, y el aislamiento de la Isla. «Tendría la impresión de aburrirme y de estar demasiado alejada del resto del Mundo», apunta. Además, desde su punto de vista, la comida es demasiado grasa e insana, el clima de La Laguna es demasiado húmedo y el sistema de transporte es un poco desorganizado.

Incluso no valora mucho el estilo de las clases universitarias: «Aquí son demasiado teóricas y largas. Nunca practicamos y el sistema de evaluación me parece un poco raro… Mucho estrés para nada. En Francia tengo la impresión de que estoy aprendiendo algo, mientras que aquí, no», comenta.

Sin embargo, incluso Camille está enamorada de Tenerife, de sus paisajes increíbles, de la manera de vivir y las fiestas: «Los Carnavales y las romerías son fiestas totalmente locas, imprescindibles e inolvidables». Pero lo que mas va a echar de menos es la gente, amable, positiva, generosa, sincera y orgullosa de su isla. «En Francia no es así: la vida es mucho mas estresante y las personas son negativas, se quejan de todo y siempre están juzgándote», concluye.

¿Como te ha cambiado esta experiencia? «Siempre he sido una persona positiva y alegre, pero desde cuando estoy aquí creo que lo soy aun más. Me he dado cuenta de que la vida es bonita, los encuentros con la gente son importantes y positivos, y que las culturas diferentes de la mía siempre son interesantes. He aprendido a amar la vida de manera simple y a alegrarme de las cosas pequeñas. Además, gracias a esta experiencia me he enterado de que no quiero quedarme a trabajar en el mismo sitio durante toda mi vida, sino disfrutar de lo que me ofrece el mundo, conocer más gente y más culturas. No quiero que mi futuro sea planificado, sino vivir al momento. Ahora sé lo que quiero, para mi vida privada e incluso profesional».

«Los Carnavales y las romerías son dos fiestas totalmente locas, imprescindibles e inolvidables»


Andrea Amodio es un chico italiano de 22 años. Estudia Economía, donde además está haciendo prácticas. Por eso sus jornadas son muy intensas, aunque le queda tiempo para disfrutar de las playas (su favorita es la de Las Teresitas) y de las fiestas de Tenerife. Sobre todo le encantan las romerías «llenas de tradiciones».

El sistema universitario español le encanta porque es mucho mas practico con respecto al italiano que es casi solo teórico y cree que los españoles puedan aprender más, aunque estudiando menos. Por supuesto Tenerife también tiene sus fallos. Así, dice que hay demasiados turistas y el sistema sanitario no es de los mejores: «Estuve muy enfermo y necesitaba que un médico viniera a visitarme en casa, lo que aquí no existe y eso me pareció muy raro», subraya. Sin embargo, se quedaría a vivir aquí para siempre: «Prefiero la gente de aquí, los paisajes, las fiestas, la Universidad. Además, la vida es mucho mas barata que en Italia», concluye.

¿Como te ha cambiado esta experiencia? «Gracias a ella ahora me siento mucho más abierto, extrovertido y despreocupado. Ahora siempre quiero hacer muchas cosas mientras que antes creo que era un chico mucho más aburrido».

«Prefiero la gente de aquí, los paisajes, las fiestas, la Universidad… Me quedaría para siempre»


Carina Westphal es una estudiante alemana de 23 años. Está de Erasmus en La Laguna desde el primer cuatrimestre y estudia Filología Española. «Ya manejaba bastante el idioma, pero en estos meses he mejorado enormemente, sobre todo en lo que concierne a la vida cotidiana. Cuando llegué aquí me resultaba más fácil analizar un poema del Renacimiento que pedir comida en un restaurante. Por suerte, eso se ha cambiado», afirma. Carina Westphal suele practicar muchísimos deportes como la natación, la escalada y la equitación, y le encanta hacer senderismo, más que ir a la playa.

Dice que Tenerife es muy diferente de Alemania, especialmente en la gente. «El problema de los alemanes es que piensan demasiado en vez que actuar, les falta la facilidad de vida. En cambio, los canarios son mucho más abiertos, simpáticos y cariñosos, transmiten tranquilidad, felicidad y optimismo, porque hay una solución para todo», concluye. En cuanto a aspectos negativos, echa de menos encontrar una «verdadera ensalada» en los menús de la Universidad y la calefacción, que no existe, «aunque La Laguna, con su microclima, la necesitaría».

¿Como te ha cambiado esta experiencia? «Siempre he sido una persona abierta y feliz, y siempre me ha gustado ver el mundo y descubrir otras culturas, pero tengo la impresión de que el Erasmus lo ha reforzado todo. Ahora me resulta muy fácil conocer a nueva gente. Los pequeños prejuicios que tenía antes han desaparecido. Ahora veo mucho mas los lados positivos de la vida, que los negativos».

 

El tango del Sexteto Milonguero hace vibrar al Paraninfo de la ULL

Música
El grupo se formó en el año 2006 gracias al cantante. Foto: Dácil Palmero

La agrupación argentina El Sexteto Milonguero ofreció su concierto ayer, domingo 19, en el Paraninfo de la Universidad de La Laguna. Con tres discos y miles de conciertos por todo el mundo a sus espaldas, la banda pisó Tenerife por primera vez tras 13 años de trayectoria. Compuesto por Marisol Canessa y Gustavo Garay a los violines; Alejandro Abbonizio, al contrabajo; Juan Rivero, al piano; Ignacio Claramonte, al bandoneón, y Javier Di Ciriaco como vocalista la formación no dejó indiferente al público tinerfeño.

Pasadas las siete de la tarde, los músicos entraron silenciosamente. Todos menos el cantante. Con el auditorio completamente callado comenzaron a tocar un ritmo muy alegre, típico del conjunto. Mientras la música sonaba, Di Ciriaco apareció en el escenario y empezó a cantar demostrando a todos los asistentes que tiene un voz única y potente.

Cada uno de los componentes del sexteto ponía su vida y su alma en la interpretación. Las miradas entre ellos eran de complicidad y revelaban que disfrutaban de lo que hacían. Tras terminar la primera melodía, la voz del grupo dedicó unas palabras de bienvenida a los allí presentes: «Estamos muy contentos de poder pisar Tenerife, gracias a todos por venir». Además, dio una breve explicación de lo que iban a escuchar en esa tarde-noche de domingo: «Lo que vamos a interpretar hoy es una mezcla de tangos nuevos de composición propia, sonidos de los años 40 y un poco de folklore argentino».

Tangos, milongas y valses que teletransportaron a los presentes a Argentina


Temas como Corazón no le hagas caso, Si pudiera o Eras, eres…, animaban a los espectadores a bailar pero, sobre todo, a sentir los compases que allí se oían. Canción tras canción sin pausa alguna, la habilidad de los intérpretes dejaba a la sala hipnotizada y con ganas de continuar escuchándolos hasta medianoche. Aunque el volumen de los instrumentos estaba bastante alto el vocalista sobresalía por encima de ellos, incluso cuando se alejaba el micrófono para llegar a las notas más intensas.

Continuaron el concierto con Ausencia, una balada muy sentida compuesta por el contrabajista y  con Moneda de cobre, un clásico que tocan siempre y que, por lo general, lo suelen hacer acompañados de una pareja de baile. La variedad de temas que sonaban permitían que el espectador saliera del recital sabiendo distinguir entre una milonga, un tango o un vals.

La emoción se hizo notar en el recinto


Tras unas cuantas canciones más, los músicos abandonaron la escena dejando solitario a Javier. Cantó solo,mientras tocaba la guitarra, Zamba para olvidarte de la carismática Mercedes Sosa. Los presentes enloquecieron tras finalizar el tema, emocionados por escuchar melodías típicas de Argentina.

Acto seguido el resto de los integrantes volvieron a entrar rápidamente, excepto uno de los violinistas y el contrabajista que se hicieron de rogar. Se acercaba la hora de despedirse y decidieron deleitar con Tú… El cielo y Tú…, una de sus composiciones más lentas y que cuenta con un espectacular solo de violín. La presentación de cada uno de los miembros de la banda y el aplauso de los asistentes, que se pusieron en pie,  fueron el punto y final a una velada de domingo llena de ritmo y sentimiento.

Wolves Warriors irá a por todas en el torneo ‘Tekken’ de TLP Tenerife 2019

Videojuegos
Fernando González, actual presidente del equipo de eSports Wolves Warriors. Foto: Samuel Ortiz

Fernando González González es el actual presidente de Wolves Warriors, un equipo de eSports tinerfeño enfocado en los títulos más populares de PC y consolas. Además de presidir el equipo, también es jugador en la squad dedicada a League of Legends. Una Squad es un grupo en el que sus integrantes están especializados en un juego en concreto. Afirma que valores como la constacia y el respeto son importantes para los suyos. Al igual que el resto de jugadores, disfruta de la pasión que le producen los deportes electrónicos.

¿Cuándo y cómo se constituyó oficialmente Wolves Warriors? «La organización nació hace poco más de dos años, pero con otros nombres. En primer lugar fue Mizo´s Revolution debido a que uno de los integrantes era llamado así, buscando un poco más de seriedad se cambió su nombre a Edge Revolution. Sin embargo, no fue hasta el año pasado cuando el equipo decidió que se tenía que buscar un lavado de cara integral. Así fue como surgió Wolves Warriors, con la unión de los valores y motivaciones de sus miembros».

Como grupo, ¿cuál es el mayor objetivo a largo plazo? «El objetivo del equipo siempre ha sido la satisfacción y el crecimiento de los propios jugadores. Creemos firmemente que prestando nuestra estructura y ayuda los jugadores pueden crecer. Tenemos claro que creceremos tanto como nuestros miembros estén dispuestos».

¿Cómo decidiste entrar a formar parte de un equipo de eSports? «Yo entré en el equipo un poco antes de que se llamara Wolves Warriors y fue debido a un amigo mío. Uno de los fundadores del equipo me ofreció ir a conocer a las personas que estaban dentro y, si me interesaba, entrar en la Squad de League of Legends».

La paciencia como arma


Los eSports son muy competitivos, ¿Qué le recomendarías a un aficionado que se plantea ser jugador profesional? «Paciencia. En Canarias hay un nivel considerablemente alto. Considero que el talento presente aquí, en juegos como League of Legends, Hearthstone o Fighting, nos hacen un referente al menos en nivel. Una muestra clara es que organizaciones como TGX, los creadores de La Liga Canaria o Innova7, quienes están detrás de TLP, han apostado por estos proyectos orientados a los videojuegos en Canarias».

¿Qué características debe reunir un jugador que desee formar parte del equipo? «Compromiso, constancia y respeto son las principales características que buscamos en nuestros miembros. También tenemos en cuenta el nivel del jugador. Sin embargo, sin los anteriormente nombrados valores no nos interesa la habilidad».

Coordinar un grupo de personas requiere una cierta organización interna, ¿cómo se estructura el equipo por dentro? ¿Existen áreas enfocadas por juegos? «En primer lugar tenemos un grupo de junta que realiza el papel de mano ejecutora en asuntos y transmite propuestas que posteriormente son votadas por todos los miembros para que así llevemos el camino que nuestros jugadores, como colectivo, quieran. Posteriormente está el grupo que une a los jugadores con la junta de forma directa. Este grupo está constituido por los miembros de junta y de cada uno de los capitanes de cada Squad. Cada Squad tiene un grupo independiente (LolSquad1 y LolSquad2, Tekken, Dragon Ball y Hearthstone entre otros) y se unifica en un grupo  general donde todos los miembros puedan relacionarse independientemente de sus intereses, de manera informal».

Los deportes electrónicos están empezando a despegar en Canarias, ¿Cuáles son los torneos más importantes en los que habéis participado? ¿Qué juegos concretamente? «Decidir el torneo más importante es complicado. Han sido muchos y muy importantes pero yo personalmente me quedaría con el torneo de Tekken de TLP2018, donde nuestros chicos hicieron un gran papel y de League of Legends en TLP Weekend de la Victoria en 2018″.

¿Cuál es el torneo más importante que tenéis en mente ahora mismo? «El torneo más importante es, sin duda, el de Tekken de TLP 2019 donde nuestros lobos de Fighting llevan todo el año preparándose y participando en torneos que organiza CEFIGHTERS».

«Existen muchos factores que pueden hacer que un jugador se ponga nervioso»


¿Qué situaciones consideras que pueden llegar a poner nervioso a un jugador en un torneo presencial? «Existen muchos factores que pueden hacer que un jugador se ponga nervioso, muchos de los jugadores están acostumbrados a jugar en casa sin público, con bastante tranquilidad. El contraste es increíble, convertirse en el centro de atención, mucho ruido de fondo que afecta a la concentración, miedo de no tener el nivel habitual…».

¿Cómo se prepara uno para reducir ese estrés? «Cada uno tiene su forma de afrontarlo, tanto yo como otros miembros usamos la música como escape a esa presión. Otras personas suelen calmar los nervios hablando con los compañeros y así distrayéndose en parte».

¿Qué te aporta a nivel personal el proyecto Wolves Warrior? «La verdad es que al principio no todo fue fácil. Tuvimos varios dolores de cabeza, sobre todo a mí personalmente cuando me metí en la junta, ya que fue un cambio de responsabilidades bastante importante. Sin embargo, según ha pasado el tiempo he sentido que el beneficio que estaba recibiendo superaba con creces los pequeños sacrificios que había hecho.

También me aporta satisfacción personal, tanto como jugador como perteneciendo a la junta del equipo y orgullo cada vez que uno de nosotros gana o queda bien posicionado en un torneo. Sin embargo, el aporte más importante lo veo en las nuevas amistades que he conseguido, tanto con miembros como buscando nuevos jugadores, con los Sponsors del equipo(…). En parte este pensamiento también va debido a nuestra idea de que Wolves es una familia».

Nuestras raíces aborígenes

Sociedad
Mundo Aborigen dedica su temática a la historia y cultura de las Islas Canarias. Foto: A. R.

El paisaje del barranco de Fataga, en Gran Canaria, es el marco ideal para el museo Mundo Aborígen. En este parque se redescubren los secretos de la cultura aborigen a la vez que se disfruta de las vistas y del buen clima de la Isla. Los más pequeños podrán divertirse en contacto con la naturaleza y jugando con perros, cabras, ovejas y cerdos, mientras los más grandes descubren cómo era la vida en las Islas Canarias hace más de 500 años, como si de un viaje en el tiempo se tratara. La entrada tiene un valor de ocho euros para residentes canarios.

María del Carmen del Arco Aguilar, doctora en Prehistoria de la Universidad de La Laguna, explica que los guanches (aborígenes de Tenerife) eran pastores y que tenían ganados de los que aprovechaban la leche y la carne para alimentarse. Además, elaboraban mantequilla que utilizaban de una forma medicinal. Por otra parte, se trataba de «un alimento bastante consumido por ellos era el gofio que obtenían a través del cultivo de la tierra». La agricultura, según la docente, era muy importante para ellos ya que «consumían muchos alimentos que obtenían de las semillas y además también se alimentaban de lo obtenido en sus cosechas y de lo que conseguían pescar».

Sus actividades diarias más comunes eran la ganadería, la agricultura y la pesca. El comercio era también bastante común y además elaboraban sus ropas con pieles de animales. «Se han hallado pieles, en su mayoría, en espacios sepulcrales, que suelen estar asociados a la presencia del ritual de momificación, además las pieles cumplieron una función de vestido para la muerte, pero también para la vida y eran en su mayoría de cabra, oveja y cerdo», sostiene.

En relación a la forma de vida de la sociedad, apunta que «los guanches vivían en sus poblados, sobre todo en cuevas y eventuales cabañas». Sin embargo, para que las cuevas pudieran ser ocupadas tenían que reunir ciertas las condiciones como la amplitud para todo el grupo, una buena insolación, aislamiento de las corrientes de aire y de la  penetración de la lluvia, etc. Por otra parte, La esperanza de vida era bastante corta, llegaba a los 33-34 años».

 

Mundo Aborigen descubre la vida de nuestros antepasados. Foto: A. R.

 

El Parque recrea la forma de vida de los aborígenes de Gran Canaria. Foto: A. R.

 

Obras representativas de la cultura canaria de antaño. Foto: A. R.

 

Cerámica: Ídolo Guayedra. Foto: A. R.

 

El palo de madera ayudaba a moverse entre los barrancos. Foto: A. R.

 

La madera, uno de los elementos más importantes en la cultura prehispánica. Foto: A. R.

 

Los aborígenes creían en un dios creador y supremo: Alcorán. Foto: A. R.

 

Enterramientos colectivos. Foto: A. R.

 

La cerámica era muy importante. Foto: A. R.

 

Los más jóvenes del poblado también debían trabajar. Foto: A. R.

 

Los aborígenes sacaban a pasear a sus rebaños. Foto: A. R.

 

Enterramientos de Villanos. Foto: A. R.

 

Representación de una persona fallecida. Foto: A. R.

 

Montañas de piedra, típicas de la cultura aborigen. Foto: A. R.

 

La tarara, en el centro, y jarrones. Foto: A. R.

 

Pinturas aborígenes realizadas en piedra. Sus colores característicos eran el rojo, el negro y el blanco. Foto: A. R.

 

La carne era el alimento principal. Foto: A. R.

 

Niña aborigen. Foto: A. R.

 

Trabajando la piedra. Foto: A. R.

 

Los aborígenes eran hábiles en técnicas de curtido y confección de prendas y objetos de piel. Foto: A. R.

 

Ídolo, Cuevas de Valerón. Foto: A. R.

 

Veinte años de Logopedia

Ciencias de la Salud
Las dificultades del lenguaje suelen aparecer en los mayores por daño cerebral o deterioro neurológico. Foto: PULL

¿Sabemos realmente qué es la logopedia? Esta pregunta básica, y que puede aparentar tener una respuesta lógica y sencilla, forma parte de los primeros trabajos a realizar en el primer curso del grado de Logopedia de la Universidad de La Laguna. Consiste en salir a la calle e ir preguntado a las personas si conocen la labor de esta profesión. Es aquí donde muchos se dan cuenta que este campo de las ciencias de la salud no es muy popular y que necesita darse a conocer.

«Cuando preguntamos qué creen que es nos contestan lo de los pies, pedagogía, lo de la erre…», comenta Meritxell Castillo, estudiante de cuarto curso en la ULL. «Los pocos que saben es porque han tenido que ir a uno o porque están estudiando la carrera», afirma. La logopedia se encarga de solucionar los trastornos del lenguaje, el habla, la voz, la audición y, en algunos casos, de la deglución orofaríngea. Estos problemas se presentan tanto en niños como en adultos y deben ser tratados a tiempo y por profesionales para evitar que vayan a más.

Normalmente las dificultades del lenguaje suelen aparecer en la infancia como dislalias, dificultad en la articulación de algunos fonemas; disglosias, mismo problema que el anterior pero debido a lesiones físicas en los órganos del habla; dislexia, confusión del orden de letras, sílabas o palabras… Mientras que, en los mayores, son causadas por daño cerebral, deterioro neurológico o, incluso, porque algunos buscan un entrenamiento vocal ya que trabajan día a día con su voz como pueden ser profesores, actores, cantantes, etc. El desconocimiento de este ámbito de estudio va ligado, en parte, a que es una titulación joven. Se implantó por primera vez en la Universidad Complutense de Madrid en 1992.

El camino hacia la titulación


Desde 1951 ya se había ido fraguando el camino hasta esta profesión. Comenzó con cursos específicos en el tratamiento de sordomudos. En los sesenta, incluido en el grado de Pedagogía, se encuentra la especialización en Pedagogía Terapéutica y otra en Perturbaciones de la Audición y del Lenguaje Escrito y Oral. En 1979, la Universidad Pontificia de Salamanca oferta la especialidad de Psicología del Lenguaje y de Logopedia, para aquellos ya graduados en Psicología y en Pedagogía. Por último, en 1985, tras un convenio entre el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte (MECD) y las universidades, se posibilitó la enseñanza de cursos de Especialista en Audición y Lenguaje. Y así hasta llegar a la titulación que se imparte en nuestros días.

En 2016, el Colegio Oficial de Logopedas de Valencia realizó un informe sobre la situación de la profesión en ese momento. De este estudio podemos extraer los siguientes datos significativos: El 97 % de los 580 encuestados eran mujeres, de las cuales un 62,9 % se encontraban entre los 25-35 años. Lo que demuestra el auge del grado en los últimos años. Durante su formación, el 40 % subraya que contaban con algún profesor logopeda, el 8 % declaró que ninguno y el 21 % prefirió no contestar. Ante esto, Meritxell Castillo comenta que «logopedia no tiene profesorado logopeda, son todos psicólogos. Solo tenemos una profesora que lo sea y es asociada, no es investigadora y forma parte del Hospital Universitario de Canarias«.

En la Delegación de Psicología y Logopedia de la ULL, están realizando un trabajo para dar a conocer las posibilidades de futuro en el mundo laboral, más allá de las que conocen y fomentar e incentivar la investigación en ambos ámbitos. «La idea es entrevistar a distinto profesorado que contará sus pasos para llegar a la universidad, qué experiencia tiene fuera, cuáles han sido sus motivaciones para llegar donde están, por qué un doctorado», explica la estudiante de cuarto curso de Logopedia.

Bajo porcentaje de doctores


El informe del Colegio de Valencia destaca el bajo porcentaje de doctores. «Nuestro objetivo es acercar al alumnado a la investigación. Que la gente sepa que se trata de conocer nuevos tratamientos, evaluaciones, abrir campos en ambas carreras, que no son solo fundamentos teóricos y prácticos», subraya Castillo. Por ello, una de las entrevistas que han realizado fue a Tatiana Romero Arias, una logopeda que se está doctorando y que impartió clases en el grado de Psicología de la ULL.

Con ello, quieren intentar que los estudiantes se interesen por este campo de estudio y tener así más oportunidades. En la encuesta realizada, se refleja que un 76 % de los participantes no tiene especialización en un tratamiento determinado. La Universidad de La Laguna, también colabora promoviendo la investigación en estas disciplinas a través de distintas ferias que han realizado. En ellas se comparten los trabajos realizados por alumnos y profesores.

Por otro lado, el ámbito laboral preferido para ejercer es el privado (55,4 %), frente al escaso porcentaje en centros de atención temprana (4,4 %), investigación (5,5 %) o docencia universitaria (5,9 %). Además, Meritxell Castillo señala que la figura del logopeda no se recoge en los centros de educación pública, por lo que hay que acudir a uno privado, dificultando así el diagnóstico de problemas. Lo que está recogido en educación son maestros en educación y lenguaje.

Esto es debido a que, con la actual Ley vigente (Ley 44/2003 de 21 de noviembre de Ordenación de las Profesiones Sanitarias), no se contempla la contratación de logopedas si no tienen el título de maestro. Y ya no solo hay falta de personal cualificado en los centros escolares, sino en las clínicas. «En ambos hospitales solo hay dos, uno para niños y otro para adultos. Las listas de esperan se hacen gigantes», recalca la estudiante.

«Pretendemos alargar el trabajo todo lo posible mientras haya ganas y gente que participe»


Por todo esto, el trabajo que están llevando a cabo desde la Delegación de Psicología y Logopedia, es una oportunidad para mostrar un horizonte más amplio en el mundo de ambas carreras. Pero, sobre todo la última, por su juventud y falta de personal en el sistema público. Es necesario que haya un acceso fácil a estos profesionales para poder tratar trastornos del lenguaje y al alcance de todos, que el dinero no sea un impedimento.

Víctor Cabrera, participante en el proyecto y estudiante de primero de Logopedia, afirma que pretenden alargar el trabajo todo lo posible mientras haya ganas y gente que participe. Las entrevistas que elaboren a los distintos profesores, con motivo de la iniciativa de los alumnos del Grado, se irán publicando en el canal de Youtube de la Delegación.

Ir a Top