Daily archive

mayo 12, 2019

«Necesitamos un sistema económico que le dé mayor peso a la investigación»

Ciencias
El físico lagunero aboga por un sistema de trabajo colaborativo. Foto: Nicolás Orozco

Juan Pedro Díaz es el coordinador del Grupo de Observación de la Tierra y la Atmósfera (GOTA), un equipo formado por nueve miembros desde mediados de los noventa. Según explica el catedrático de la ULL, tienen varias líneas de trabajo. La primera de ellas, más centrada en la teledetección espacial y el uso, con más énfasis, de los sistemas naturales. Sin embargo, la otra abarca el estudio de los aerosoles (cualquier partícula sólida o líquida suspendida en medio de la atmósfera). La combinación de ambas da lugar a un proceso de modelización del sistema climático.

«Una de las ideas con las que siempre hemos trabajado es la de las colaboraciones internacionales, y es que el sistema climático no conoce fronteras. Los estudios han de tener unas dimensiones globales», sentencia Díaz.

«Buscar la financiación es muy complicado, es casi más que el trabajo científico a realizar»


El físico lagunero afirma: «Nosotros hemos obtenido ayudas principalmente del proyecto de Plan Nacional del Gobierno, como a su vez, del autonómico. También, por parte de ámbitos privados, como la Fundación Caja Canarias. Estas tres fuentes son las que nos han permitido ir realizando todos estos trabajos. Además de colaboraciones con grupos de investigación y, fundamental en nuestro caso, el Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER)». No obstante, recuerda las dificultades con las que se topan siempre los investigadores: «Buscar la financiación es muy complicado, es casi más que el trabajo científico a realizar».

Asimismo, manifiesta la necesidad de configurar un sistema económico-social diferente al que tenemos, que motive y que le dé un mayor peso a la investigación, la que considera como algo básico. Según el docente, «falta ese caldo de cultivo que ayude a que una idea cuaje, y que sirva para que cuando tú te equivocas, lo único que saques es que te tienes que levantar y volverlo a intentar con más conocimiento, no para penalizarte y hundirte».

Al mismo tiempo, muestra su repulsa ante el poco reconocimiento que tienen en Canarias «gente muy buena y muy bien formada que son el germen, la piedra angular, de un sistema basado en la generación de conocimientos», y que no están siendo lo suficientemente valoradas.  Añade que «esto es un proceso muy a largo plazo, pero que en algún momento tendremos que empezar».


Juan Pedro Díaz, a la derecha, y Javier Expósito, a la izquierda, profesor y miembro de GOTA. Foto: N. Orozco

«La marca turística canaria podría verse muy beneficiada si llevara un sello de industria sostenible»


El caso del cambio climático se puede abordar desde diferentes puntos de vista, pero el principal, según el Juan Pedro Díaz, es la percepción social (la educación). «Y más en Canarias, basándonos en una industria como es el turismo, que es devoradora del medio natural». Considera que la marca turística del archipiélago «podría verse muy beneficiada si llevara un sello de industria sostenible».

Después de estar más de treinta años investigando, junto a sus compañeros, tanto la tierra como la atmósfera, es claro al afirmar que con las precipitaciones, no han podido afirmar que exista un cambio drástico, estadísticamente hablando, no son datos claros ni robustos. Pero con la temperatura sí, esta, según el físico, sí que ha aumentado claramente. De hecho, desde GOTA están analizando, entre otras cosas, cómo va a cambiar el clima en este siglo. Por ejemplo, en Canarias prevén que en las islas de más relieve «los cambios van a ser más notorios cuanto más alto nos encontremos». A nivel del mar va a aumentar grado y medio, en altura puede llegar a subir dos grados o más.

Por último, recuerda que «el clima ha cambiado siempre de manera natural, la cuestión es responder a la causa de esos cambios hasta el momento. Hasta la era industrial los procesos eran naturales, a partir de ahí, el hombre tuvo capacidad para modificar los ciclos de vida y los gases de efecto invernadero». Provocando «unos efectos muy rápidos, que están siendo ya palpables. Como por ejemplo, en África, donde la inmigración climática es una realidad, con zonas muy vulnerables».

Los vencedores de la ultramaratón

Videomóvil

Un año más, La Palma se emocionó con la Transvulcania. Saliendo desde el Faro de Fuencaliente, los corredores afrontaron ayer sábado, 11 de mayo, el reto de cumplimentar los 74 kilómetros hasta llegar a Los Llanos de Aridane. Es una carrera en la que los momentos de abandono pasan por la cabeza de muchos deportistas, pero el apoyo del público o los maravillosos paisajes son motivos suficientes para no rendirse y llegar a la meta. Dentro de la modalidad masculina, se proclamó ganador el francés Thibaut Garrivier con un tiempo de 7 horas y 11 minutos. En la categoría de mujeres, la holandesa Ragna Debats, finalizó la carrera tras 8 horas y nueve minutos.

La ULL vota mañana lunes, 13 de mayo, a la segunda rectora de su historia

ULL
Las candidatas a rectora: Gloria Rojas, Pino Caballero y Rosa Aguilar. Foto: PULL

La Universidad de La Laguna celebrará mañana lunes, 13 de mayo, los comicios para la elección a rectora, una votación a la que están llamadas 22 187 personas de todos los sectores. Las candidatas que concurren a esta convocatoria son las catedráticas Rosa María Aguilar, Pino Caballero y Gloria Rojas. La jornada de votación se desarrollará desde las 09.00 hasta las 18.00 horas en la práctica totalidad de centros de la Institución académica, incluido los centros adscritos y la sección de Enfermería de La Palma. La Comisión Electoral General ha previsto un total de 19 mesas electorales.

El censo electoral de la Universidad de La Laguna se desglosa en 19 520 estudiantes 1790 docentes y 877 miembros del personal de administración y servicios (PAS). Como rezan los propios Estatutos de la ULL, el voto a estos comicios es ponderado, de tal modo que el del profesorado doctor con vinculación permanente vale el 51 %, el de los docentes no doctores o sin vinculación permanente ocupa un 9 %, el del alumnado un 30 % y el del PAS un 10 %.

La Comisión Electoral General reguló la posibilidad del voto anticipado, cuyo plazo de emisión se desarrolló desde el 25 de abril hasta el 9 de mayo.

La ganadora deberá contar con un respaldo mínimo del 50 %. En caso contrario, se irá a una segunda vuelta con las dos listas más votadas


El resultado de la votación se conocerá mañana lunes por la tarde y la proclamación provisional de la candidatura ganadora tendría lugar el 14 de mayo, siempre y cuando alguna de las tres haya superado el 50 % de los votos emitidos. En caso de que no se diera tal circunstancia, se iría a una segunda vuelta en la que participarán las dos listas más votadas en la primera. El día de votación de esta nueva vuelta sería, en caso de tener que convocarse, el martes 28 de mayo.

La primera candidata en votar será Gloria Rojas,  a las 09.00 horas, en la Facultad de Derecho. Luego, a las 10.00, votará Pino Caballero en la Escuela Superior de Ingeniería y Tecnología (Informática). Finalizará Rosa Aguilar, a las 11.00 horas, en la misma Escuela.

El legado de Víctor Núñez

Videomóvil

La exposición Víctor Núñez (1918-1984): paisajes, formas y figuras se inauguró el pasado 10 de mayo en el Espacio Cultural La Capilla de la Universidad de La Laguna. La muestra, que exhibe parte de la obra del pintor, se compone de los tres bloques temáticos ya mencionados: el paisaje (Paisajes), la abstracción (Formas) y la figura humana (Figuras). Todo esto se complementa con un  audiovisual que reúne las voces de sus hijos Carmen y Víctor Núñez García. Se podrá visitar hasta el 19 de junio, de lunes a viernes, de 17.00 horas a 20.00 horas.

El relato que enseña a no idealizar a las personas

Literatura
La novela escrita por Lena Blau que enseña a los jóvenes a no idealizar a nadie. Foto: PULL

I tuit you es una novela que fue escrita por Lena Blau y que fue publicada en julio del año pasado. La escritora es una decoradora de interiores que nació en Bilbao en 1975 y luego se crió en Madrid. Blau siempre ha sentido una gran pasión por escribir y en 2013 publicó su primera novela: La canción número 7 que enamoró y continúa enamorando a miles de personas. Su nueva novela, que es de carácter juvenil, cuenta con una trama bastante didáctica pero a la vez sencilla, que permite al lector engancharse desde las primeras páginas y leer el libro de una forma bastante rápida.

Era una cálida tarde de abril cuando me acerqué a una librería dispuesta a elegir una novela de la que poder disfrutar durante los próximos días. Estaba decidida a escoger alguna que incluyera en sus páginas abundante suspense, ya que este tipo de novelas es de mis favoritas. Sin embargo, lo que no sabía es que era la novela la que me iba a escoger a mí y no yo a ella.

I tuit you era el título de este coqueto libro rosa, el mismo que se llevó toda mi atención. Al leerlo sabía perfectamente que este hacía referencia a la red social Twitter que está presente en el día a día de millones de personas, inclusive, en la mía. Recuerdo haber estado ojeando el libro por varios segundos discutiendo conmigo misma si debía llevármelo o no. Fue entonces cuando decidí mirar la parte de atrás del libro donde aparecía la siguiente pregunta: ¿Qué pasaría si ese actor que te derrite se fijara en ti?. Esta sin duda sería una novela para soñar y para mí no hay nada más bonito que los sueños, por eso decidí llevármela.

La relación de ambos personajes


Las 441 páginas de la que consta este libro cuentan la historia de amor entre dos personajes; Olivia Santos, una chica normal, amante de los animales y sobretodo de su perrita Gilda. El carácter de la protagonista refleja que es una chica con valores, firme en sus decisiones y fiel a sí misma, pero que a la vez es algo insegura debido a experiencias pasadas.

Por otro lado, tenemos a Adrián Prado, un guapo y codiciado actor español. Seguro de sí mismo, amante de los animales y preocupado por el medio ambiente. Tiene todo lo que quiere, pero sin embargo hay algo en su pasado y en su presente que lo atormentan a diario.

El amorío entre ambos personajes comienza en Twitter, cuando Adrián publica un tweet que decepciona mucho a Olivia y al cual ella decide responder de la forma más respetuosa. Lo que ella no se esperaba es que su actor favorito le iba a contestar y que meses después iba a colaborar con la agencia de publicidad para la que ella trabajaba y se iban a terminar enamorando. Todo esto siguiendo una trama bastante bien articulada y repleta de interesantes reflexiones.

La relación entre ambos personajes está llena de altibajos, ambos esconden secretos y pasan por momentos muy buenos pero también muy duros. Adrián le confía a Olivia sus más íntimos miedos y preocupaciones y ella, con la fuerza que la caracteriza, lo ayuda a salir de ellos. Creo que gracias a esta novela la gente puede llegar a comprender que no siempre ‘dinero’ y ‘éxito’ significan felicidad.

La lucha contra el espejo, una guerra perdida de antemano


I tuit you es una novela perfecta para todos aquellos que les guste soñar, tiene un lenguaje sencillo pero que a la vez te atrapa con todas las reflexiones que dejan los personajes. A raíz de esta novela podemos llegar a comprender que nadie es perfecto y que no es bueno idealizar a las personas porque todos escondemos secretos y todos tenemos miedos.
Creo que esto se ve reflejado sobre todo cuando Olivia empieza a convertirse en una figura pública y a ser criticada por su físico. Ella hace ver a los demás que todos son perfectos a su manera y que nadie gana nada rompiendo ningún espejo, es decir, en un espejo puedes ver ese rasgo que tanto odias o puedes fijarte en que tienes una sonrisa hermosa. Luchar contra el espejo es una guerra perdida de antemano, porque lo que ves es todo aquello que eres y debes amar.

Sergio Hernández: «Mi estilo es una mezcla entre la poesía actual y el rap»

Literatura
El escritor Sergio Hernández considera que "últimamente ha habido un auge importante en el sector de la poesía moderna". Foto: L. de León

Sergio Hernández Oliva es un escritor de 23 años nacido en Santa Cruz de Tenerife. Ha participado y organizado micros abiertos para la creación y puesta en común del arte en la Isla. También ha colaborado en innumerables recitales por locales de Tenerife y Madrid y ha impartido talleres de escritura creativa. Tras finalizar el bachillerato, estudió el Ciclo Superior de Gestión de Ventas y Espacios Comerciales y el de Iluminación, Captación y Tratamiento de la Imagen. Se considera una persona autodidacta, pues afirma que todo lo que hace lo ha aprendido por su cuenta. Además de la escritura, también se dedica a la fotografía, actúa, dibuja, y toca la guitarra.

¿Cómo fueron tus comienzos en la literatura? «Mis comienzos fueron imperceptibles para los demás, fue un movimiento más interno. Tan solo escribía para mí, sin ninguna necesidad de embellecer mis letras. Era algo desordenado y sucio sobre una libreta, pero bastaba para desahogarme y dejar por escrito lo que sentía. Desde muy pequeño ya tenía la necesidad de expresarme y así lo hacía».

¿Tienes referentes en lo que respecta a la poesía? «Por supuesto, desde que empecé a leer sus obras por primera vez, no pude evitar enamorarme de su manera de sentir: Elvira Sastre. También, con un gran respeto y admiración, he de nombrar a Sharif Fernández, rapero y domador de rimas. Cada una de sus letras se ha clavado en lo más hondo de mi ser. Por eso, hoy en día, creo que en cada texto que escribo hay un poco de él».

¿Cómo definirías tu estilo a la hora de escribir? «Libre. Mi estilo es una mezcla entre la poesía actual y el rap. No podría ponerle nombre, tan solo escribo lo que siento de la forma en la que mejor se me da».

«Solo escribo lo que siento, cuando lo siento y sin fecha límite de entrega»


¿Estás escribiendo un libro o tienes pensado hacerlo? «No puedo decir que esté trabajando en ello, pero sí que es una de mis metas no muy lejanas».

¿Tienes pensado dedicarte a esto profesionalmente o lo consideras un pasatiempo? «Ni una cosa, ni la otra. No tengo en mente dedicarme a escribir profesionalmente, aunque si se diera es algo que no me importaría en absoluto. De momento, solo escribo lo que siento, cuando lo siento y sin fecha límite de entrega».

¿Crees que se puede vivir de la escritura hoy en día? «De la escritura sí, de la poesía, en concreto, es más difícil».

¿Qué influencia han tenido las redes sociales a la hora de visibilizar lo que haces? «Muchísima. Gracias a ellas estoy haciendo esta entrevista. Es una forma rápida y sencilla de compartir con la gente tu contenido, tus creaciones, tu arte…»

«No creo que sea malo leer algo que le gusta a todo el mundo, lo malo es leerlo porque le gusta a todo el mundo»


¿Consideras que el público te ha acogido bien, que a la gente le gusta lo que escribes? «Creo que puedo sentirme orgulloso de la cantidad de mensajes y comentarios que he recibido hasta ahora. Es algo que nunca imaginé que me sucedería y que me cuesta asimilar. Habrá mucha gente a la que no le guste mi trabajo, pero también hay mucha a la que sí, con estas últimas son con las que me quedaré siempre».

¿Crees que los jóvenes cada vez se interesan menos por la poesía o que leen menos en general? «Todo lo contrario. De hecho, se podría decir que la poesía ahora está de moda. Últimamente ha habido un auge importante en el sector de la poesía moderna. Están saliendo muchos nombres que rompen los números en ventas y que, para sorpresa de muchos, se han vuelto realmente famosos, incluso fuera del mundillo».

¿Crees que vivir en Canarias es un obstáculo si te quieres dedicar a la escritura de manera profesional? «Escribir lo puedes hacer desde donde quieras, pero como todo en la vida, si quieres triunfar en algo, tienes que moverte, hacerte oír e ir más allá. Canarias es preciosa, sí, pero por desgracia, estamos muy lejos de donde transcurre la verdadera acción».

¿Qué es para ti la poesía?

«Camino, cuando estoy perdido.

El oasis de mis desiertos.

La que, cuando tengo el corazón dividido,

siempre espera con los brazos abiertos.

La chica guapa de los bares,

donde anclan soñadores y poetas.

La única que sabe hacer malabares

con estos sentimientos que florecen entre mis grietas.

El genio que brota de la lámpara cuando froto la inspiración en busca de compañía.

La única que me ampara.

Eso es y mucho más

para mí

la poesía».

«Hoy en día tienes un libro porque tienes seguidores, cuando deberías tener seguidores por haber escrito un libro»


¿De cuál de todos tus escritos te sientes más orgulloso?Llegará el día sin ninguna duda es el texto y el vídeo con el que más me he emocionado haciendo. Tiene una fuerza enorme y unos sentimientos muy grandes. La repercusión de su mensaje es asombrosa para mí, sus casi 50.000 reproducciones en Twitter me dejan sin habla. Sin contar las estadísticas de otras redes sociales».

Marwan, Elvira Sastre o Defreds se pueden considerar integrantes de la llamada “poesía millennial” o “nueva poesía”. ¿A qué crees que se debe el éxito de estos escritores? «Aunque no lo creas, hay una diferencia abismal entre esos autores que acabas de nombrar. Cada uno tiene su estilo y el camino hacia su éxito ha sido muy diferente. Marwan es reconocido por ser un gran cantautor y los cantautores, raperos y poetas hoy en día van de la mano acompañando a la poesía. Defreds creció como la espuma en Twitter gracias a sus frases simples, directas, pero con un mensaje muy claro y fácil de entender, algo decisivo en el auge de esta nueva poesía moderna de la que hablamos. Elvira, sin embargo, ha dedicado toda su vida a las letras y su pasión a la poesía ha hecho que gane numerosos premios y reconocimientos, el último de ellos fue La Encomienda de Número de la Orden del Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid. Se podría decir que ella debería ser el faro para todos aquellos marineros inexpertos que se adentran en los mares de la poesía actual».

En la actualidad, muchas personas a la hora de comprar un libro se guían por el número de ventas que ha conseguido o por cuan famoso es su autor, son los conocidos como “lectores de best-sellers”. ¿Qué les dirías? «No creo que sea malo leer algo que le gusta a todo el mundo, lo malo es leerlo porque le gusta a todo el mundo. Es decir, es muy importante tener personalidad y saber escoger por uno mismo dejando a un lado las preferencias de la gente. No dejarse llevar. Si tu camino termina en el mismo lugar, bueno, es tu camino, pero no vayas por senderos ajenos. Aplicable con todo en la vida, no solo con los libros».

¿Crees que se publican las obras que se sabe que van vender por quien las escribe, independientemente de que posean calidad literaria? «Tristemente. Sí, es cierto. Las editoriales no dejan de ser una empresa y como tal, buscan ganar dinero y obtener ingresos. Hoy en día tienes un libro porque tienes seguidores, cuando deberías tener seguidores por haber escrito un libro.  De ahí la cantidad de poesía barata y basura que nos venden como exclusiva y como arte. Muchísima gente, sobre todo jóvenes, que son a los que va dedicado principalmente la poesía actual, carecen de sentido común y de ojo crítico. Algo de lo que se aprovechan muchísimo a la hora de vender sus productos».

¿De qué depende la madurez?

Opinión
El camino por descubrir en qué se basa la madurez. Foto: PULL

Entre la dicotomía de ser una persona madura y responsable de tus actos y que debas tener una edad específica para que goces de que te adjudiquen ese término, me pregunto si la madurez se basa en los años que tengas o en las dificultades que has tenido a lo largo de tu vida y has sabido cómo sobrellevarlas. ¿La madurez depende de un título académico o se refleja en las adversidades que has sabido superar por ti mismo? ¿Se está cerca de la madurez con los viajes y proyectos que realices o solo se llega a ese punto mientras más años cumplas?

Creo que por el mundo globalizado en el que vivimos, en el que conviven tantos pensamientos distintos a los que se tenían en el pasado, en el que existen diversas nuevas formas para hacer las cosas, en el que hay personas con una visión del mundo totalmente distinta a la establecida por el orden jerárquico que nos rige, ya sea por la Iglesia o por nuestra cultura, se tiende a juzgar el potencial que puede tener una persona menor porque no ha alcanzado todos los requisitos establecidos para triunfar y que se le catalogue como una persona inteligente o digna de conocer.

Para mi la madurez es un término que se asocia directamente no solo con la edad cronológica que tengas, sino con las experiencias de vida que has tenido. Con los obstáculos que has tenido que superar, con las adversidades que se te presentaron y tú mismo saliste de ellas. Cuando tienes un pensamiento crítico de ti y del entorno que te rodea. Cuando has conocido distintas culturas y en lugar de juzgarlas, las entiendes y aprendes de ellas en silencio.

Viajes, cafés y sucesos que te hacen crecer


Cuando no le echas la culpa a otros por los errores que tú consciente o inconscientemente has atraído para tu vida. Cuando te liberas al menos un poco del individualismo que nos ahoga y puedes ver más allá. Cuando viajas aprendes no solo del país al que visitas, sino de ti mismo al exponerte frente situaciones que jamás habías vivido. Creo que la madurez está más ligada a los cafés con personas que admires, documentales que te hacen pensar, viajes que te hacen crecer, sucesos que permiten que abras tu mente que de la edad que poseas.

Además de tener un amor propio hacia ti mismo que te permita entender que la vida es un sinfín de acontecimientos que hay que dejar fluir mientras vas aprendiendo de cada etapa que ellos te van brindando. Sin apegarte ni intentar cambiar lo irremediable. Sin quedarte donde te lastiman, en lugares en el que no te dan el valor que tú sabes que tienes. Hay que entender que no todo en la vida es como lo vemos desde nuestra ventana, sino que puede haber muchas en las que se piense que el sol quema mucho, que hay mucha brisa u otra que permanece cerrada porque no le gusta el paisaje.

Mamá, quiero ser periodista

Sociedad
Aunque no aparecen en el perfil del egresado, son muchas las profesiones ajenas a su campo de estudio a las que se acaban dedicando los periodistas. Foto: PULL

Texeneri González trabaja en un guachinche del norte de Tenerife. No siempre quiso ser camarera, claro. En realidad, forma parte de la última promoción de periodistas que se graduaron en la Universidad de La Laguna el pasado año académico. Por veleidades del destino, tuvo la suerte de toparse con un proyecto modesto que le permite ejercer el periodismo que le gusta: Woman in Sport, un medio digital especializado en deporte femenino. Sin embargo, no recibe remuneración alguna por ello.

Pero no es la única; en el punto álgido de la crisis, en 2010, solo el 60 % de los graduados consiguieron trabajo a lo largo de los cuatro años siguientes al término de la carrera. Y lo más preocupante: de ese porcentaje, poco más de la mitad se dedicaban a una tarea adaptada a su nivel formativo. Por eso, es conveniente hacerse la siguiente pregunta: ¿qué ocurre, a día de hoy, con los estudiantes de Periodismo que no logran ejercerlo?

Lo cierto es que los datos más recientes tampoco son mucho más alentadores. Según el último informe anual de Reporteros Sin Fronteras, la figura del periodista autónomo que tanto se pretende alentar desde las propias facultades de Periodismo se sigue viendo afectada por una enorme vulnerabilidad laboral. Por su parte, la Asociación de Prensa de Madrid, en un documento homólogo, ha reconocido que cada vez los índices de paro disminuyen en la Comunidad. Paradójicamente, un 71 % de los profesionales encuestados reconocen que sus condiciones de trabajo se han desmejorado considerablemente.

¿Pero de verdad se estudia el periodismo?


Aunque Laura Martín terminó la carrera en la Universidad de La Laguna, los primeros años los realizó en la Universidad Carlos III de Madrid. El cambio fue significativo, y salió perdiendo. Al llegar, se encontró con unas instalaciones muy limitadas, precarias y poco tecnificadas. Los recursos humanos, por su parte, tampoco eran comparables. Los profesores no estaban lo suficientemente cualificados y había vacantes sin cubrir cuando ya había empezado el curso, una lacra que se sigue repitiendo año tras año.

Xavier Gomes, compañero de promoción de Texeneri González, lo tiene claro: «En segundo decidí que ya era hora de dejar de copiar diapositivas». Cree que lo más útil que aprendió de su paso por la Facultad fue no fiarse de nadie, cuestionarse todo y buscarse la vida en la calle hasta dar con una noticia. Pese a que trabaja esporádicamente realizando reportajes totalmente independientes, debe compaginarlo con otros trabajos. Junto a Martín, es el único en considerar que la comunicación política e institucional se enmarcan bajo el paraguas del periodismo. Aún así, sus deseos son bastante optimistas: «Me gustaría tener un sueldo fijo ejerciendo el periodismo desde la libertad». Irene de León no puede estar más de acuerdo con él.

De León forma parte de la generación de graduados por la Universidad de La Laguna que necesitaban hacer un curso puente para estudiar lo que querían, en su caso, Periodismo. Aprovechando las circunstancias, también terminó la carrera de Derecho. Al principio, pudo trabajar en los informativos autonómicos, pero la falta de estabilidad económica y la censura ideológica descompensaron la balanza hacia su otra inquietud. En la actualidad, se dedica en exclusiva al derecho, pero admite que de vez en cuando echa de menos la adrenalina de la inmediatez y el periodismo de investigación. Y, aunque estuvo un tiempo llevando la comunicación de una empresa vinícola, es consciente de que el periodismo se debe a la verdad, mientras que la comunicación, a unos intereses privados.

El periodista-orquesta: intrusismo, precariedad y pluriempleo


Más allá de las altas cuotas de intrusismo ya consabidas, también resulta interesante las incursiones de periodistas en áreas ajenas a su campo de estudios, como la mercadotecnia, la publicidad, las redes sociales o la comunicación en general. Laura Martín es, precisamente, una de esas periodistas que no se dedican al periodismo. En la actualidad, es miembro del gabinete de prensa de un partido político, pero el sueldo no le da para tanto y se ve obligada a pluriemplearse. Así, combina la gestión de la comunicación de tres empresas privadas con un trabajo a media jornada en una tienda para asegurar la estabilidad que, como periodista autónoma, no logra alcanzar.

Pese al arduo camino que ha recorrido, Gabriel Redinciuc se muestra bastante optimista. En cuanto terminó la carrera en la ULL, se puso a buscar trabajo. Como no obtenía nada adecuado a su nivel de estudios, aceptó una oferta de una empresa energética como captador de socios, pero resultó ser una estafa y no cobró nada por ello. Hoy en día, saca tiempo para estudiar su máster a distancia en Comunicación y Nuevas Narrativas a la par que forma parte del departamento de comunicación y marketing de una farmacia, un empleo modesto que consiguió gracias a las becas de inserción laboral que ofrece la Fundación de la Universidad de La Laguna. No obstante, a lo que realmente quiere dedicarse es al periodismo escrito y, aunque llega a comprenderlo, tiene ciertos reparos respecto a la figura del periodista multimedia (ese que edita vídeos, saca fotos y redacta noticias ocupando tres puestos de trabajo y cobrando el sueldo de uno).

Ambos son el claro ejemplo de que el paradigma de la profesión ha cambiado: el periodismo ya no es el campo de trabajo de los periodistas. El cierre de El Día TV, Radio El Día y el diario La Opinión de Tenerife confirma que los periodistas no son los dueños del periodismo y que, en su lugar, son los empresarios quienes dominan la producción de contenidos informativos, poniendo en peligro el derecho constitucional de la libertad de prensa y el del derecho a la información. Quizás la innovación que más podría agradecerse es volver a hacer periodismo sin matices en su concepción. En este punto, sin embargo, se genera un estado obnubilador de lucidez.

Nuevo periodismo vs. nuevas tecnologías


Tanto es así que, al preguntar por el concepto de nuevo periodismo, todos los participantes de este reportaje, a excepción de Redinciuc, divagan sobre un puñado de anglicismos. Fact-checking, fake news, high-tech, social media… Que, al final, es lo que ha hecho el periodismo toda la vida: tratar de subirse a la ola de nuevas tecnologías que van surgiendo y que le permiten reinventarse. Aunque provenientes de generaciones y entornos distintos, prácticamente ninguno de los entrevistados fue capaz de recordar que el nuevo periodismo es, en realidad, la corriente de periodismo literario que allá por los años sesenta del siglo XX abanderó un tal Truman Capote (junto a Tom Wolfe) en Estados Unidos. Lo que es más, aún hoy se conservan escuelas que enseñan esta práctica, incluida, además, en el plan de estudios de la Universidad de La Laguna.

No tienen la culpa, claro. Profesores universitarios que se dicen fanáticos del mercado informativo desconocen la innovación clásica que implica este género y emplean el término con imprecisión, deduciendo de oídas el verdadero significado que entraña. Son estos mismos quienes defienden el intrusismo, apoyan el cierre de medios o afirman que los periodistas no trabajan por pereza. Pero como apuntan algunas de los cinco recién graduados, quienes contamos historias tenemos siempre la esperanza de que acaben con un final feliz. No me queda otra opción, por tanto, que parafrasear a dos de los grandes: los cínicos no están hechos para el oficio más bonito del mundo. Kapuscinski  y Gabriel García Márquez fueron, por cierto, dos novoperiodistas soberbios.

Con todo, Periodismo sigue estando entre las carreras favoritas de los estudiantes a nivel nacional. Algunos se decantan por el consejo de profesores de Secundaria en quienes confían y muchos la escogen por pura pasión a la escritura. En cualquier caso, todas las reflexiones desembocan en la misma palabra: vocación. Hay quienes la sienten desde pequeños, mientras que otros la descubren a su paso por la facultad. Y es que, al parecer, la costumbre de autodestruirse por amor a la profesión es una práctica generalizada. El motivo da un poco igual. No importa si la llamas cuarto poder, servicio social, literatura o utopía. El caso es que mamá, tu hijo quiere hacer periodismo. Y está dispuesto a morirse de hambre por ello.

Ir a Top